La cirugía robótica marca el inicio de una nueva era en la medicina paraguaya

Publicado el: 07 de noviembre del 2022

Por: Dr. Carlos Quiesse

Cuando se le pregunta al doctor Fernando Abarzúa Cabezas por las ventajas que ofrece la cirugía robótica su respuesta no deja dudas. De acuerdo con el urólogo especializado en Japón y Estados Unidos, se trata de una técnica que cuenta con un sistema óptico de imagen 3D que simula la visión del ojo incorporando la profundidad de los tejidos que se pierde en intervenciones laparoscópicas 2D, termina con el temblor durante el acto quirúrgico y el rango de movimiento con instrumentos de cinco milímetros reproduce en toda su dimensión la motilidad de la muñeca.

“La conjunción de estas tres características permite una identificación precisa y manipulación delicada de los tejidos resultando en preservación de estructuras nobles”, explica el profesional, quien se convirtió el 20 de junio de 2023 en el primer cirujano en realizar este tipo de procedimientos en Paraguay, logro que se materializó luego de un largo proceso de implementación tecnológica.

El doctor Abarzúa se formó en la Universidad Nacional de Asunción (UNA) y posteriormente se radicó durante una década en Japón, donde cursó un doctorado en urología gracias a una beca otorgada por el gobierno de ese país. Estudió en la Universidad de Okayama y luego tres años más en las Universidades de Carolina del Surdel Sur de Florida y en el Hartford Hospital de Connecticut, Estados Unidos.

Desde 2015 es director del Programa de Robótica del Hospital Británico de Uruguay y a partir de 2019 asumió la coordinación del grupo de trabajo de trasplante quirúrgico renal de la Confederación Americana de Urología para Latinoamérica. Ejerce la docencia en la Cátedra de Urología en la Facultad de Ciencias Médicas UNA, integra la Sociedad Paraguaya de Urología y en el Centro Médico La Costa impulsa junto a su equipo el desarrollo, implementación y masificación de la cirugía robótica.

Una de sus aplicaciones, destaca, es el tratamiento del cáncer de próstata, el cuarto más diagnosticado según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el de mayor frecuencia en hombres en la región, informa la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Estadísticas de 2020 del Observatorio Global de Cáncer indican que en el país la incidencia de la enfermedad alcanza a 1.763 personas registrándose 630 fallecimientos. En 2021 el Instituto Nacional del Cáncer confirmó 191 nuevos casos. 

El escenario es complejo, pero la tecnología robótica muestra prometedores avances. “Tradicionalmente los procedimientos para el manejo del cáncer de próstata eran llevados a cabo por técnicas abiertas con resultados tremendamente óptimos comparables a las intervenciones de invasión mínima en manos bien entrenadas. Lamentablemente traen consigo períodos de convalecencia más prolongados. El uso del apoyo robótico hace que la balanza se incline a favor de cirugías con menor riesgo de sangrado y tiempo de internación. También hay beneficios desde el punto de vista funcional gracias a una óptima preservación nerviosa, incluso total en algunos casos”.

– ¿Cuáles son las principales características del procedimiento?

Consiste básicamente en una operación laparoscópica asistida por un robot que emplea cuatro brazos, cada uno de ellos con una cámara y tres instrumentos destinados a cortar, coagular y tensionar los tejidos. Además, se necesita de un instrumentador quirúrgico y un asistente al costado del paciente, encargado de colaborar con el cirujano que trabaja desde una consola ubicada a unos metros del robot.

– Usted ha sido uno de los pioneros de la técnica en Paraguay… 

Gracias al esfuerzo invaluable del Centro Médico La Costa, contamos con una plataforma robótica en nuestro país, el robot Versius de procedencia inglesa. La mayoría de los pacientes que deben pasar por pabellón tienden a viajar al extranjero, pero actualmente practicamos una medicina que nada debe envidiar a lo que se efectúa más allá de los límites de nuestras fronteras. Esto seguirá creciendo a medida que aumente la confianza e información.

– Se realizaron las primeras cirugías robóticas en Paraguay, ¿qué destacaría de este hito?

El 20 de junio de 2023 quedará registrado como una fecha histórica en la medicina moderna paraguaya, por llevarse a cabo los dos primeros abordajes con el robot Versius. Esto marca el inicio de una nueva era en la cirugía, que pronto se extenderá más allá del campo urológico y se aplicará a todas las especialidades que hacen uso de la laparoscopia. 

– ¿Qué pacientes son aptos para someterse a esta intervención? 

Toda persona que esté aquejada de un cáncer de próstata debe ser evaluado y ver si es candidato al procedimiento, es de mencionar que un porcentaje importante de canceres de próstata pueden manejarse con la observación o puede ofrecérsele la radioterapia como terapia apropiada.

– ¿Cuáles son las bondades del robot Versius?

Constituye un competidor fuerte para Intuitive de Vinci y ha venido a democratizar el uso de las plataformas quirúrgicas. Cuenta con un sistema de brazos modulares independientes con una consola abierta que hace que el procedimiento sea realmente más comparable a uno laparoscópico puro. 

En el país se dispone de una sola unidad robótica, lo que para una población como la nuestra es más que suficiente basado en mi experiencia como director del Programa de Cirugía Robótica del Hospital Británico de Montevideo Uruguay, en donde también contamos con una sola unidad. Estas plataformas son de uso multiespecialidad pudiendo emplearse en cirugía ginecológica, general, bariátrica, torácica, otorrinolaringología, coloproctología y urología. 

– En su rol de formador de nuevos especialistas, ¿qué mensaje les enviaría?

La medicina es uno de los campos del saber en constante evolución y la incorporación de nuevas tecnologías ha hecho que nuestra práctica se simplifique de alguna forma, pero se complejice en otras. Se requieren profesionales preparados y en continuo perfeccionamiento. No hay que limitarse a lo que sabemos hacer y no existe edad para aprender nuevas cosas. Debemos sumar conocimientos a diario, tener la mente abierta y receptiva, ya que solo así podremos acompañar su desarrollo.